A música como compañeira e feliz verán.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en experiencias cas escolinhas de Mozambique, fitas de vento, Música, natureza. Guarda el enlace permanente.